QUE TE DICE EL TIEMPO…

Febrero 2019

El tiempo nos habla… se trata de una herramienta de desarrollo personal muy valiosa en tu vida, saber gestionarlo y aprovecharlo depende de la decisión que tomes de vivir cada minuto como el último, siendo consciente que es posible disfrutar al máximo.

Para ello, es necesario saber reconocer que es lo que realmente quieres para ti y actuar en coherencia, diferenciar lo importante de lo urgente, conocer los recursos con los que contamos que nos ayudan a concretizar disfrutando y nos facilita la vida; por ejemplo, saber utilizar la tecnología te permite resumir pasos en tus actividades.

La primera invitación es aprender a ordenar nuestros pensamientos, planificar nuestras actividades; recomiendo tener una agenda o diario personal para anotar tus pensamientos, ser consciente de lo que realmente quieres para ti, cuestionarlos y organizarte. La segunda invitación es a priorizar en lo que quiero lograr hoy no mañana, lo único real es HOY; y preguntarte aquello que realizo ¿de qué manera irá a contribuir en mis objetivos de hoy, del día siguiente, de la semana, del mes, del año y a mis sueños? Es importante que te plantees objetivos, soñar en grande, creando posibilidades y estando presente para tomar las oportunidades, acuérdate cada dificultad es una oportunidad para transformar tu realidad, conlleva a grandes lecciones de vida, todo pasa PARA ALGO el que sea mejor o peor depende de lo que tu elijas hacer con aquello que ocurrió, fíjate en tus interpretaciones y date cuenta que tú puedes elegir qué y cómo interpretar lo que acontece día a día. Y la tercera invitación es accionar dando un paso a la vez, toda actividad importante es aquella que genera valor; es decir, toda actividad que suma a la consecución de tus objetivos para construir la realidad que quieres para ti y aportan a tu misión de vida, la que te da el encuentro precisamente en la dificultad; aquí surge la pregunta ¿cuánto de ésta actividad que elijo realizar aporta a mis objetivos y me acerca a mi sueño?  ¿Está en coherencia con mi misión de vida? Tu misión es lo que te apasiona hacer día a día y responde a tus dones; tus dones son ese “algo” que te sale de manera espontánea, natural y genuina, aquello que haces con mucha facilidad. Entonces, ¿aquello urgente es lo importante o se tratan de distractores? Ahora, ¿de qué manera podrías organizarte? Primero, determina las causas que afectan la gestión de tu tiempo. Segundo, cambia de hábitos, recuerda para cambiar un hábito necesitas reemplazarlo por otro poniendo en práctica dicha actividad en 21 días consecutivos para continuar. Tercero, plantéate compromisos a asumir en cada día, de esa manera eres responsable de tus actos. Finalmente, te invito a asesorarte en el mejor uso de los recursos a tu disposición, sácale el jugo al tiempo, recuerda que ese jugo sea dulce y disfrutes de cada sorbo depende de tus elecciones en cada momento del día, porque lo que realmente duele es no escucharte, perderte de ti y no del mapa.